UN VISTAZO A LA POLITICA DOMINICANA

Lejos del idealismo que nos dicta la conciencia y en el que se revuelca la nueva generación universal, el pragmatismo se apoderó con astucia de las altas instancias de poder en la República Dominicana, cuando en el día de ayer legisladores del partido de gobierno (PLD) junto a otros dos partidos históricamente mayoritarios en el sistema de partidos políticos dominicano (PRD y PRSC) con una mayoría abrumadora y aplastante en la asamblea revisora, finalmente aprueban en segunda lectura la modificación de la Constitución dominicana, con el firme propósito de la repostulación del presidente Danilo Medina Sánchez por un cuatrienio más de mandato en la presidencia de la República. Pero estos honorables legisladores, en su calidad representativa de los “intereses del pueblo” bailan al mismo ritmo para tales fines no tan sólo porque hayan pactado un acuerdo que les garantiza una importante cuota de poder a los partidos políticos de oposición PRD y PRSC ante la amenaza que significaría para ellos un nuevo actor político en escena con un partido que emerge con mucha fuerza, el Partido Revolucionario Moderno - PRM, sino porque la coyuntura se presenta favorable como piñata en cumpleaños, con muchos dulces para todos los que se hayan en la misma habitación. 

Luis Abinader, un candidato de la coalición se enfrentará en las próximas elecciones del 2016 al presidente Danilo Medina con serias limitaciones en su contra, pero entendemos que en el peor de los casos, acumulará la experiencia con la que estamos seguros quedará muy bien posicionado, con altas ventajas competitivas sobre otros candidatos e incluso de los del partido de gobierno, quienes desde ya se perfilan con muy buenas condiciones y aquellos otros que puedan surgir en la diversidad de colores para la oportunidad que se les brindará en las elecciones presidenciales del 2020 (si no se aplica la retroactividad de la ley modificada). Todo va a depender del nivel de los debates, las estrategias, las tácticas de ataque, la armonía entre su discurso y la efectividad de su estrategia de comunicación.


Ciertamente, creemos en que los políticos deberían echar un vistazo hacia afuera, hacia los ciudadanos que ellos mismos representan y trazar la brújula nuevamente ente esta evidente ola de cambios en el despertar ciudadano para replantear sus objetivos partidarios Vs los las necesidades de las personas comunes, no las de ellos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

10 consejos para elegir bien a tu Jefe de Campaña

Al – Mourabitoun niega su grupo juró lealtad al Estado Islámco