El Votante de Hoy

En la década de los 60, los votantes subordinaban sus ideas a la de los hombres más preparados y las decisiones tomadas por quienes ejercían el poder no eran cuestionadas, porque ellos tenían más acceso a la información que la gente común. Hoy en día es normal que la gente común tenga cada vez más información de calidad que aquellos políticos aspirantes a puestos electivos. Vivimos, sin lugar a dudas, una transición de democracia representativa a una directa. Es tan evidente el cambio que hoy se vive, que ya los votantes no quieren someterse a ideas preconcebidas por idealismos rancios de los partidos políticos. Creen en los hechos más que en conceptos y normas prefabricadas para situaciones diversas.

La actitud de los votantes ha dado un giro de 360 grados con relación a la de los votantes de hace 20 años atrás. Tras enterarse de los tropiezos y fraudes en las instituciones públicas, en el sistema de justicia, los escándalos de la iglesia, la corrupción de funcionarios y políticos ha provocado su descontento y ha profundizado su desconfianza en quienes están llamados a ser representantes y a quienes  los ciudadanos delegan su poder. El acceso a la información hace que los votantes de hoy se sientan poderosos y confiados de ellos mismos y de nadie más. A menudo, la impaciencia de los ciudadanos ante temas de la agenda cotidiana se hace muy notoria. Ya son ellos quienes trazan pautas y construyen el debate en políticas públicas con sus propias ideas permeadas de pragmatismo.

Los candidatos deben saber que el sistema de hacer política ha cambiado significativamente; y que contrario a lo que acontecía en décadas anteriores, no son las ideas del candidato las que prevalecen en una agitada y competente contienda electoral, que más bien deben convertirse en portavoz de sus votantes para poder conectar con ellos de manera efectiva y hacerse conscientes de que su rol está supeditado a las exigencias y voluntades cambiantes que caracterizan las necesidades de los votantes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todo depende del punto de vista desde donde se aprecie el prisma.

10 consejos para elegir bien a tu Jefe de Campaña

CUANTO MENOS HUELA A POLÍTICA, MEJOR.